Sunday, November 28, 2021
Todo sobre la información más reciente


El correo gallego esquelas

By Usman , in Educación , at noviembre 14, 2021

El correo gallego esquelas El político español Manuel Fraga, fallecido a los 89 años, fue una figura destacada y un nombre familiar durante cinco décadas. Durante ese tiempo pasó por varios cambios camaleónicos y oportunistas, mientras conservaba su ideología ultracatólica de derecha. Miembro de la Falange, el único partido político autorizado por el régimen del general Francisco Franco tras la guerra civil de 1936-39, Fraga logró su primer puesto importante como ministro de Información y Turismo (1962-69). Franco acusó a Fraga de redactar una nueva ley de prensa (1966), eliminando la precensura de prensa. Fraga presidió también el inicio del boom turístico, comercializando enérgicamente el país bajo el lema «España es diferente».
De este período data su fotografía más célebre, cuando Fraga y Angier Biddle Duke, el embajador de Estados Unidos, se bañaban en el mar en Palomares, Almería, en la costa sur para tranquilizar a los turistas de que no había peligro de radiación -falsamente, según se desprende-. después de que una colisión en el aire hubiera provocado la caída de cuatro bombas nucleares cerca de la aldea mediterránea. También, en una cacería, disparó a la hija de Franco en las nalgas, aunque esto no pareció afectar sus relaciones con el dictador.

Anuncio publicitario
En 1969, Fraga fue expulsado por sus opositores del Opus Dei dentro del régimen. Fuera del cargo, se dedicó a construir una imagen de reformador. Se estaba posicionando para la época posfranquista. Como embajador en Londres (1973-75), admiraba al Partido Conservador británico. De regreso a Madrid tras la muerte de Franco en noviembre de 1975, se convirtió en secretario del Interior y viceprimer ministro en el gobierno interino de Carlos Arias Navarro.
Ahora en su mejor momento, Fraga cometió un error, tirando por la borda los años de pulir su reputación de «reformador» presidiendo meses de severa represión policial, que culminó con el tiroteo por parte de la policía de cinco huelguistas en Vitoria-Gasteiz en marzo de 1976. «La calle es mío «, presumió. Fue Adolfo Suárez, no él, quien fue nombrado primer ministro en julio de 1976.

Pasado por alto, Fraga formó Alianza Popular (AP), cuyos líderes eran conocidos como los Siete Magníficos, ya que eran siete ex ministros franquistas. El electorado dio su opinión sobre estos fascistas nostálgicos en las primeras elecciones parlamentarias posteriores a Franco en 1977: AP obtuvo sólo 16 escaños. Sin embargo, la entrada de AP en el parlamento permitió a Fraga convertirse en uno de los redactores de la nueva constitución democrática y establecer su imagen democrática. A partir de 1979 llevó a AP hacia el centro y esto, combinado con la desintegración del gobierno de Suárez, hizo que AP se convirtiera, a partir de 1982, en la principal oposición conservadora al Partido Socialista de Felipe González. Al darse cuenta de que AP no podía romper su techo del 25% de los votos mientras un viejo franquista como él fuera el líder, en 1989 Fraga ungió a José María Aznar como su sucesor. El nombre del partido cambió a Partido Popular (PP).
Nacido en una familia campesina en Vilalba, en la Galicia rural, Fraga creció en un ambiente religioso jerárquico. En un internado en la cercana ciudad de Lugo durante la guerra civil, se identificó fuertemente con el lema falangista, «mitad monje, mitad soldado», y consideró convertirse en sacerdote.

Tras trasladarse a Madrid al final del conflicto, Fraga vio la pobreza de la posguerra. Su solución fue religiosa, dedicando tiempo a las misiones católicas de ayuda en los barrios marginales de la ciudad. A la edad de 22 años recibió tanto su título universitario como su doctorado. En 1945 llegó primero en los exámenes para convertirse en abogado del estado y en 1947 primero en los exámenes para ingresar al cuerpo diplomático. A los 26 años se convierte en catedrático de Derecho Político en Valencia y luego en 1953 en Madrid.

Estos extraordinarios logros académicos le valieron la reputación de ser una de las estrellas más brillantes de España. Sin embargo, los exámenes en los que brilló se basaron en la memoria, y su extraordinaria capacidad en este sentido no fue igualada por una gran inteligencia crítica.
Su carrera política comenzó en 1951, con el primero de una serie de puestos en educación. Su último gran nombramiento fue en su región natal: en 1990, Fraga, anteriormente un feroz centralista y opositor de los derechos nacionales gallegos, fue elegido presidente de la comunidad autónoma de Galicia, cargo que ocupó hasta que la mala salud y la catástrofe del petróleo del Prestige lo obligaron. en 2005. Desde entonces hasta el pasado mes de noviembre actuó como senador por el PP.

Fraga fue un prodigiosamente trabajador, totalmente dedicado a la vida política y la conquista del poder. También escribió unos 80 libros, sobre historia, política y derecho. Altamente culto e ingenioso, aún podía mostrar un mal genio extremo.

Las diferentes valoraciones de Fraga a su muerte reflejan la profunda división en la sociedad española. La derecha lo exalta como el estadista que reformó el franquismo, co-redactó la constitución de 1978 y fundó un partido conservador que finalmente, en 1996, llegó al poder a través de las urnas. La izquierda lo recuerda como un viejo fascista agresivo, responsable de numerosas muertes de opositores cuando ministro: sin disculpas por su pasado franquista («Franco fue uno de nuestros mejores gobernantes»), hostil a los homosexuales («la homosexualidad es una anomalía») y altamente antidemocrático en su manipulación de las elecciones como presidente de Galicia.

Sigue leyendo más artículos

Comments


Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *