Sunday, November 28, 2021
Todo sobre la información más reciente


Sigue leyendo más artículos

By Usman , in Educación , at noviembre 19, 2021

Introducción

Sigue leyendo más artículos

La actividad científica se ha comparado con una conversación académica [1]. Como las comunidades científicas son ahora muy grandes, esta conversación se desarrolla principalmente por escrito y lectura. Si bien existen muchos consejos sobre la parte de escritura [2-4], se ha prestado mucha menos atención a qué leer (ver, sin embargo, [5]). La lectura es fundamental para mantenerse actualizado en los avances de su disciplina. Sin embargo, la literatura académica crece a un ritmo cada vez más rápido [6]. Los científicos, independientemente de la etapa de su carrera, tienen problemas para navegar por una cantidad abrumadora de literatura relevante. Esta sobrecarga puede conducir potencialmente a una lectura cada vez más selectiva o superficial. Las consecuencias son perjudiciales para la formación de nuevos científicos al disminuir los estándares de calidad. Los buenos hábitos de lectura son esenciales y deben inculcarse desde el comienzo de la carrera científica. Como coordinador de un programa de doctorado, he abordado este tema en un taller reciente, después de darme cuenta de la demanda de asesoramiento sobre este tema por parte de muchos estudiantes de posgrado. Aquí, resumo el contenido de este taller en 10 reglas simples para lograr buenos hábitos de lectura (ver también [5]). Su objetivo principal era orientar a los primeros estudiantes de posgrado, pero creo que también pueden ser útiles en etapas posteriores de la carrera.

 

Regla 1: Desarrolle el hábito de leer a diario.

Un primer paso hacia los buenos hábitos de lectura es darse cuenta de que la lectura es una parte fundamental de su formación (o actividad) como investigador. Si no lee con regularidad, pronto quedará desactualizado y no podrá unirse a la conversación académica. Apilar o archivar documentos no leídos (ver Regla 9) solo conduce a una ilusión de conocimiento. La lectura rápida o urgente al preparar un nuevo artículo no es eficiente ni deseable. En su lugar, dedique un intervalo de tiempo diario para leer al menos un artículo. Cuándo leer es una decisión muy personal. Utilizo mi tiempo de viaje diario en transporte público para esa tarea; otros comienzan su jornada laboral leyendo. Puede encontrar un momento particularmente tranquilo durante el día, ya sea en el trabajo o en casa. Si solo puede dedicar breves espacios de tiempo durante el día y necesita varias sesiones para revisar un artículo, es recomendable mantener una rutina de lectura diaria; encuentra este tiempo!

Regla 2: Lea detenidamente para construir una comprensión sólida de su tema.

Especialmente en las primeras etapas de la carrera, es necesario obtener la mayor cantidad de información básica posible. Si cree que tiene poco tiempo durante su período de posgrado, imagínese lo ocupado que estará más adelante cuando enseñe, supervise a los estudiantes, administre proyectos de investigación; ¡No tomes atajos! La lectura detallada de los artículos le proporcionará un contexto amplio sobre conceptos, métodos, resultados y posibles significados e implicaciones en su disciplina. Una vez que haya logrado un buen conocimiento previo de un tema, puede comenzar a leer de manera más selectiva aquellos artículos o secciones de artículos que llenen un vacío o curiosidad en particular. Pero se necesita mucho tiempo para desarrollar un buen conocimiento previo; Haga su tarea al principio de su carrera para que pueda ahorrar tiempo más tarde.

 

Regla 3: No ignores los pilares de tu disciplina; leer los clásicos

Repito, lee los clásicos! Puede que esté trabajando a la vanguardia de la ciencia, pero su disciplina seguramente tiene una larga historia detrás. Es ingenuo pensar que puede continuar en la ciencia leyendo solo lo nuevo, comenzando en el momento en que se involucró en la ciencia, e ignorar los pasos fundamentales pasados ​​en la construcción de su disciplina (¡incluso si es obsoleto para los estándares actuales!). Necesita identificar y leer los artículos fundamentales de su disciplina, relacionados con conceptos, métodos o puntos de vista. Si esto te hace retroceder dos siglos, ¡que así sea! Solo leyendo los clásicos obtendrá una comprensión profunda de su tema de investigación. Esto no solo le impedirá reinventar la rueda, sino que también le permitirá crear un contexto sólido para avances significativos. ¡Repite, lee los clásicos!

 

Regla 4: si tiene que familiarizarse con un tema nuevo, considere leer en orden cronológico

Al principio de su carrera, o siempre que se adentre en un tema nuevo y reúna un montón de referencias para obtener una pista sobre el estado del campo, considere leerlas en orden cronológico. Si todas las referencias son recientes, esto le da una idea de cómo se está desarrollando la conversación y quién responde a quién. Si el lapso de tiempo es más largo, se sorprenderá al descubrir cómo los conceptos, métodos o interpretaciones pueden haber cambiado con el tiempo. La lectura en orden cronológico le permitirá darse cuenta de cambios sutiles, o dramáticos, en el uso o significado de los términos que se sumarán de manera provechosa a su conocimiento previo del tema.

Regla 5: Evite la estrechez de miras leyendo más allá de su disciplina.

Te esperan ideas, conceptos, métodos o implicaciones interesantes en el trabajo de otras disciplinas. Esté atento a los avances en otros campos. No es necesario que se convierta en el próximo Leonardo da Vinci; encontrar un equilibrio entre lectura enfocada y amplia. El truco consiste en identificar algunas revistas con un alcance amplio o que proporcionen reseñas en un amplio espectro de temas dentro de un campo más amplio y examinar su contenido con regularidad (ver Regla 6). También puede unirse a clubes de revistas o seguir a científicos de renombre fuera de su campo específico a través de las redes sociales.

 

Regla 6: crea una lista de revistas relevantes

Descubra qué revistas publican información relevante para su investigación y suscríbase a las alertas en línea para nuevos contenidos. Piensa en grande; si se encuentra revisando menos de 20 revistas, probablemente se estén perdiendo

Sigue leyendo más artículos

Comments


Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *